jueves, 19 de septiembre de 2013

'El jugador', de Iain M. Banks

El jugador. The player of games. Iain M. Banks. 1988

El jugador es una novela de ciencia ficción del recientemente fallecido escritor escocés Iain Menzies Banks. Esta obra fue su segunda novela publicada en el universo de La Cultura, precediéndole Pensad en Flebas y sucedida por El uso de las armas. Todas las novelas son independientes y no hay necesidad de seguir ningún orden para leerlas.

El protagonista de la novela, Jornau Gurgeh, es un habitante de la sociedad post-escasez utópica-anarquista La Cultura. Esta red de mundos esta conformada por ciudadanos libres los cuales son apoyados en su subsistencia por Inteligencias artificiales, estos provoca que los ciudadanos tengan vidas muy relajadas, cuyo único objetivo es buscar algo que les de significado.

La vida de Gurgeh gira en torno a los juegos de todo tipo, es una figura publica y es requerido por universidades para dar cátedra al respecto. Algunos eventos turbios lo obligan aceptar un trabajo por parte del departamento de Contacto, quienes básicamente analizan a las civilizaciones extraterrestres para preparar la invasión cultural (¡aunque no lo admitan para si mismos!).  

Gurgeh es "invitado" a participar en un interesante juego llamado Azad, este torneo se lleva a cabo en el imperio Azadiano ubicado en las nubes magallánicas, este torneo es tan importante que el ganador es nombrado emperador y los cargos políticos se distribuyen de acuerdo al ranking de los jugadores.

Debido a la psique obsesiva de Gurgeh, esté se involucra tanto en el juego de Azad que sin saberlo se se ve inmiscuido en intrigas políticas que ponen en riesgo su vida.


Esta novela me pareció mas gratificante que las otras dos únicas novelas que he leído de La Cultura, Pensad en Flebas es más emocionante pero siento que cae en lugares comunes del género, mientras que El uso de las armas se me hizo algo pesada y el protagonista algo antipático.

El jugador es una novela menos compleja, pero lo compensa siendo mucho más ágil y entretenida, las reglas y la mecánica del Azad nunca son explicadas en su totalidad, aunque en mi opinión esto es una virtud, ya que Banks se concentra más en las repercusiones sociales y culturales provocadas por los eventos de la trama.

El principio de la novela es algo lento y un poco aburrido, pero creo que esto es algo voluntario por parte del autor, como si nos quisiera sugerir que las utopías no son la mejor solución, a los ciudadanos de la Cultura les falta algo de pasión y propósito en sus vidas.

Comentar más cosas respecto a la trama sería echarla a perder, mi opinión al respecto es que este es el mejor punto de entrada a esta estupenda serie de ciencia ficción, y la recomendaría aun a personas que no les gusta el genero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hair side, flesh side, de Helen Marshall

Hair side, flesh side. Helen Marshall.    Anteriormente había dado mi opinión de la segunda recopilación de relatos de esta autora canadi...