martes, 16 de abril de 2013

'El cementerio de barcos', de Paolo Bacigalupi

El cementerio de barcos. Ship breaker. Paolo Bacigalupi. 2010

El cementerio de barcos es la segunda novela del autor norteamericano Paolo Bacigalupi. Esta novela juvenil de ciencia ficción se encuentra ubicada en el mismo universo de su opera prima La chica mecánica.



Nailer "Lucky boy" Lopez es un joven que sobrevive trabajando para una cuadrilla ligera de desmantelamiento de barcos.  Las cuadrillas ligeras recuperan el cableado de cobre y los equipos electrónicos en buen estado de los barcos petroleros, mientras que las cuadrillas pesadas se encargan de la recuperación del armazón del barco.

Nailer vive junto a su padre, Richard Lopez, un agresivo drogadicto, cerca de la playa Bright Sands en Nueva Orleans. La desaparición del petroleo ha provocado que el precio de esté combustible se eleve y solamente las personas adineradas pueden darse el lujo de pasear en el mar a bordo de clíperes, unos ágiles navíos ligeros hechos con fibra de carbono. 

Después de una tormenta "destruye ciudades", a la cual Nailer muy apenas sobrevive, esté recorre la playa junto a su compañera de cuadrilla, Pima, y encuentran un clíper encallado, con algunos cadáveres y una chica con vida.

Nita Chaudhury, la chica del clíper, es la heredera de una corporación, involucrada en intrigas familiares y Nailer se ve arrastrado a sus problemas.



La novela es un entretenido vistazo a un futuro deprimente. La vida de Nailer es dura y peligrosa. Su trabajo consiste en convertirse en una ágil rata y recorrer las entrañas de esos monstruosos navíos. La paga es poca y cualquier error es mortal.

La novela es un poco floja, tomando en cuenta que me encantaron los anteriores libros de Bacigalupi. Esta bien como novela juvenil, se puede regalar a alguien a quien no le guste la ciencia ficción. Se lee rápido y su corta extensión permite leerla en un par de días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hair side, flesh side, de Helen Marshall

Hair side, flesh side. Helen Marshall.    Anteriormente había dado mi opinión de la segunda recopilación de relatos de esta autora canadi...