miércoles, 26 de mayo de 2010

Estacion de transito por Clifford D. Simak

Estación de transito. Way Station. Clifford D. Simak. 1963


El protagonista de la novela, Enoch Wallace, es un veterano de la guerra de secesión estadounidense, esto llama la atención del agente de la CIA, Claude Lewis. Por un motivo, Enoch debe tener mas de 120 años y no aparenta siquiera llegar a los treinta. 

Por vivir en la América profunda nadie lo había molestado. Al investigarlo descubren que vive una vida muy frugal, vendiendo piedras preciosas por correspondencia a una firma en Nueva York. Y lo único que compraba al por mayor eran revistas de especulación científica y libros de ciencia. 

Lewis toma la identidad de un vendedor de ging-seng y se dirige a Milville Wisconsin, el domicilio de Enoch. Al momento de revisar su casa se da cuenta que esta completamente recubierta de una resina que la protege de cualquier daño. 

Después de regresar de la guerra civil, Enoch regreso a una casa vacía. Tiempo después fue visitado por un ser sobrenatural, el cual le explica a Enoch que en realidad era un extraterrestre. Dado que en su planeta no se acostumbra tener nombres Enoch lo nombra Ulises. "Por que es el nombre de un gran hombre de mi raza", Enoch no se refiere al Ulises homérico, sino a Ulises Grant, general norteamericano.

Ulises le pide a Enoch que sea el vigía en la estación secreta que instalaran en la Tierra, localizada en su propia casa, colocan un campo de fuerza para prevenir cualquier daño, y también para prevenir el envejecimiento de Enoch. Y los únicos instantes donde Enoch envejece es cuando atiende al cartero, o sale de cacería. 

La Liga de Mundos realiza el envío de seres vivos, en forma de información, a través de nodos por toda la galaxia. Para evitar una nebulosa que genera grandes alteraciones magnéticas al flujo de datos, se coloca un nodo intermedio, la Tierra. Sin embargo, esta no es integrada a la Red de Mundos por la naturaleza violenta y egoísta de sus habitantes.

Enoch realiza una carrera contra el tiempo debido al inminente holocausto nuclear que se pronostica para la Tierra. Sabe que la integración de la Tierra a la Red Galáctica le proveería de tecnologías que reducirían las tensiones entre naciones, ademas de darle una perspectiva mas amplia a la Humanidad.


Estación de transito es una gran novela de ciencia ficción de la edad de Oro. Sin maniqueísmos o falsas poses, una novela ingeniosa del primer contacto, excepto que se elige solamente a un ser humano, y este busca entre las cualidades humanas, cual es el boleto de salida para un mundo al borde del precipicio.

El libro no es muy extenso, menos de 200 paginas. Además tiene una trama sencilla y sin complicaciones, pero esto no demérita para nada la obra, es muy relajante ya que no obliga al lector a aprenderse decenas o cientos de nombres, como algunas obras modernas.

En resumen: Estación de transito es una relajante, optimista, bucólica, obra maestra de la edad de Oro norteamericana, de un autor muy interesante que desafortunadamente ha sido olvidado. Se puede leer en un viaje por autobús o avión, y no se sentirá el viaje. Recomendado para todo mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

The corporation wars: Dissidence, de Ken MacLeod

The corporation wars: Dissidence. Ken Macleod. 2016    Esta es una novela de ciencia ficción del autor escocés Ken MacLeod. Al parecer e...