miércoles, 2 de abril de 2014

'Starfish', de Peter Watts

 Starfish. Peter Watts. 1999

Starfish es el primer libro de la trilogía Rifters, serie de ciencia ficción dura escrita por el autor canadiense Peter Watts. Estos libros no han sido publicados en castellano.

Anteriormente he dado mi opinión de otras obras de este autor: La recopilación de relatos cortos Beyond the Rift, que no ha sido traducida y me hizo flipar a colores. La recopilación Ad Astra publicada por la editorial Fata Libeli y la novela Visión ciega, publicada por la editorial Bibliopolis, un verdadero tour de force.

 A mediados del siglo XXI el consumo energético mundial es tan elevado que las corporaciones buscan medios alternativos de producción de energía, uno de ellos es aprovechar la inmensa energía geotermica producida en el fondo marino.

 La mayor parte de la acción se ubica en la base submarina Beebe, nombrada en honor al investigador submarino William Beebe, ubicada en la dorsal Juan de Fuca, las instalaciones estan ubicadas en el lecho oceánico, a 3000 metros por debajo de la superficie, lo que significa que los seres que andan por ahí tienen que soportar la nada despreciable presión de más de 300 brazas inglesas.

Además de la presión existen otros riesgos como los monstruosos peces que existen en esa región, las fumarolas hidrotermales y claro que no olvidamos mi nightmare fuel favorita, Architeuthis, el calamar gigante.

Las personas encargadas del mantenimiento de la base son llamados Rifters, personas a las cuales se les realizaron modificaciones genéticas para soportar las enormes presiones y que además llevan unos resistentes trajes integrados con toda la parafernalia biopunk

Las corporaciones eligieron a personas con perfiles muy particulares, los cuales no comentare para no echar a perder la trama, pero las cosas se ponen muy interesantes rápidamente para los rifters.



Opera prima del autor canadiense, se notan algunas novatadas al momento de narrar la historia, y al igual que en su otra novela y sus relatos cortos los personajes son sombríos, distantes y fríos en el mejor de los casos.

Tenemos paraísos perdidos cerca de nosotros, lo que hace Watts es amasar un conjunto de variables: personajes problemáticos, un ambiente increíblemente hostil y algunos factores externos que no puedo comentar para crear una autentica bomba de tiempo.

Quizá Watts no sea como Ursula K. LeGuin u Orson Scott Card y no pueda crear historias inspiradoras en donde la férrea voluntad humana logra obrar milagros, pero es capaz de generar historias interesantes utilizando personajes poco empaticos, y de introducirte por completo en la novela, por momentos me sentía también aplastado por toda esa agua.

¿A quien recomendaría esta obra? Si te gustan los trabajos de Greg Egan, David Brin, Gregory Benford o Robert L. Forward, es probable que disfrutes los trabajos de Peter Watts.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hair side, flesh side, de Helen Marshall

Hair side, flesh side. Helen Marshall.    Anteriormente había dado mi opinión de la segunda recopilación de relatos de esta autora canadi...