jueves, 24 de abril de 2014

'Oceanic', de Greg Egan

Oceanic. Greg Egan. 2009

Oceanic es una recopilación de doce relatos cortos de ciencia ficción dura del autor australiano Greg Egan. La editorial argentina Ediciones Cuasar publicó una recopilación con el nombre Oceánico, pero en ella solo se encuentran traducidos tres relatos, Oracle, Singleton y Oceanic.

Anteriormente he dado mi opinión de algunas obras de este autor, tales como Ciudad Permutación, Axiomático, Luminoso, Diáspora, The clockwork rocket, The eternal flame, The arrows of flame y Cuarentena.

La obra arranca con el relato Lost Continent, en el cual se narra como la humanidad es capaz de enviar refugiados a través del tiempo mediante portales. Pero las condiciones en los campos no son las óptimas como descubre un joven chiíta. Este relato es una critica a las políticas chauvinistas australianas hacia los aborígenes.

El segundo relato, Dark Integers, es la continuación del relato Luminoso, en donde algunos matemáticos encuentran que existe un universo plegado al nuestro en donde los axiomas matemáticos difieren, el problema es que comprobar las matemáticas en las fronteras de los dos universos corrompe la estructura de la realidad del vecino, y las dos realidades conviven en una tensa guerra fría.

En Crystal Nights un multimillonario desarrolla un procesador óptico, teóricamente millones de veces más potente que los actuales, por lo que compra la ayuda de expertos en Inteligencia Artificiales, para generar una civilización digital y dirigir su evolución, como un Dios. En el cuarto relato, Steve Fever, un joven con un virus de nanomecanismos en su cabeza desea escapar de la granja de sus padres hacia Seattle. El motivo de esto se descubre en la narración.

Induction se lleva a cabo a finales del siglo XXI, una joven física participa en un experimento chino para lanzar microsatelites a un quinto de la velocidad de la luz hacia un planeta a 20 años luz de la Tierra, utilizando un cañón magnético. 

Singleton es el mejor relato de la colección, de hecho, es probablemente el mejor relato de ciencia ficción que he leído en mi vida. Empieza con un joven estudiante de matemáticas rescatando a un joven de una golpiza que seguramente lo hubiera matado, y de ahí se impulsa a alturas que otros autores ni siquiera sueñan.

En Oracle, Robert Stooney, un hombre que recuerda vagamente a Alan Turing, es encarcelado por el delito de homosexualidad en la Inglaterra de los años cincuenta. Es rescatado por una misteriosa mujer y apoyado para hacer avanzar la ciencia a niveles sorprendentes, hasta que un doppelgänger de C. S. Lewis lo reta a un debate.


En el relato Border Guards encontramos a un grupo de gente viviendo en una realidad virtual bastante intensa, este relato esta relacionado a Aprendiendo a ser yo, de la recopilación Axiomático.

El relato, Riding the crocodile, esta ubicado en el universo de la Amalgama, un conglomerado de culturas a la cual se ha unido la humanidad, este universo apareció en primer lugar en la novela Incandescence, una pareja desea explorar una galaxia habitada por unos elusivos seres llamados los Aloof.

En Glory, dos jóvenes de la Amalgama parte hacia una planeta que contiene las ruinas de una civilización extinta, la cual estudio las matemáticas por tres millones de años.

En el relato, Hot Rock, una joven llega a explorar un planeta vagabundo, que no se encuentra atado a una estrella, la extensa actividad geotermica provoca que el planeta mantenga una temperatura adecuada para la vida, pero sospecha que es algo artificial.

En el relato titular, Oceanic, un joven que vive en una colonia humana vive bajo la superstición de la religión dominante, hasta que descubre que el extasis religioso se  podría deber a microorganismos en el agua.

Excelente recopilación de relatos, igual de impactante que sus recopilaciones anteriores. Me gustaron muchos detalles, en particular al hecho de que existe el viaje interestelar, pero de una forma muy limitada. 

Egan no inventa exóticos medio de traslado, cuando una persona desea viajar a un sistema solar lejano debe digitalizarse y transmitirse mediante un chorro de rayos gama, y si el lugar hacia donde se dirige no esta habitado necesita enviar celdas de nanotecnología que le preparen el camino. Los viajes duran miles de años.

Como es usual en todos los autores, Egan se obsesiona con ciertos temas, el altruismo hacia los refugiados del primer relato, tema que ya había tocado en su relato corto El foso. Dark Integers lidia con la generación de dos universos en el Big Bang, uno junto al otro, en donde los axiomas matemáticos no son exactamente iguales, Crystal Nights y Singleton tocan el tema de la inteligencia artificial, de formas bastante novedosas. Riding the cocodrile, Glory y Hot Rock pueden catalogarse en el genero de la Space Opera.

Recomendados para los fans de la ciencia ficción dura, si batallan con el inglés pueden conseguir la recopilación en español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hair side, flesh side, de Helen Marshall

Hair side, flesh side. Helen Marshall.    Anteriormente había dado mi opinión de la segunda recopilación de relatos de esta autora canadi...