Google+

'El beso de Milena', de Paul McAuley

El beso de Milena. Fairyland. Paul McAuley. 1995

"A pesar de que reflexionaran poco en ello, los hombres de este siglo vivían continuamente en el país de las hadas" -Julio Verne "En el año 2889" 

El beso de Milena es una novela de ciencia ficción del autor británico Paul McAuley. Esta novela tiene rasgos de biopunk, cyberpunk y también presenta una singularidad biotecnológica. Entiendo el porque le cambiaron el nombre, Fairyland (La tierra de las hadas) es un titulo engañoso, pero El beso de Milena es un titulo que no provoca ganas de leerlo tampoco.

Fue ganadora del premio Arthur C. Clarke en 1996 y del Premio John W. Campbell en 1997.

El ubico libro que he reseñado de McAuley es El hijo del Río, espero que poder leer más obras de este excelente autor.


El mundo presentado en El beso de Milena se encuentra al borde del desastre, iniciando la tercera década del siglo XXI la humanidad ha enviado su primer expedición al planeta Marte , pero este evento solo sirve para entretener a un mundo sobrepoblado con 12,000 millones de habitantes.

En este futuro se han inventado seres artificiales que recuerdan a los replicantes de Blade Runner, las muñecas, fabricadas por corporaciones asiáticas, todas las muñecas comparten las mismas características, son niñas, azules y miden alrededor de 1 metro. Son usadas principalmente como mascotas.

La naturaleza de las muñecas molesta al protagonista de la novela, Alex Sharkey, un pirata genético que se dedica a crear virus psicoactivos, como la próxima evolución de las drogas recreativas. Alex se involucra con un matón llamado Billy Rock, quien quiere utilizar las habilidades de Alex para modificar a las muñecas, convertirlas en perros de pelea y otras cosas más perturbadoras.

También se involucra con una misteriosa e increíblemente inteligente niña llamada Milena, quien desea cambiar el destino de las muñecas, pero con métodos más revolucionarios.

Es difícil clasificar esta obra de McAuley como cyberpunk, biopunk o postcyberpunk, pero eso no es lo interesante, sino el arreglo que va formando el autor, como un rompecabezas armado a alta velocidad.

No voy a mentir y decir que las 500 paginas de la novela las leí en un suspiro, es una obra densa que se disfruta despacio.

"Caminamos hacia el futuro, como siempre lo hemos hecho, segundo a segundo, pero el tiempo es mucho más rico ahora que cada segundo contiene una gavilla entera de años en su tic tac. El país de las hadas no es un lugar, es un potencial hiperrevolucionario"

No hay comentarios:

Publicar un comentario