sábado, 9 de marzo de 2013

'El alma del robot', de Barrington J. Bayley

El alma del robot. The soul of the robot. Barrington J. Bayley. 1974

El alma del robot es una novela de ciencia ficción del ya fallecido autor británico Barrington J. Bayley. Esta novela se puede catalogar dentro de subgénero de la new wave, por la fecha en que fue escrita y el tratamiento de la misma.

El autor tenia una relación cercana con Michael Moorcook, el representativo líder de esta corriente y editor de la revista de ciencia ficción británica New Worlds



En el futuro lejano, algunos milenios después de la caída de la civilización, una pareja de expertos en robótica se alejan de la civilización y construyen una granja automatizada con la finalidad de tener tiempo para crear su máxima obra, un hijo sintético.

Y lo logran, crean un robot humanoide de proporciones reales y con poder de discernimiento, con la finalidad de que los ame, los cuide y los proteja. Cuando Jasperodus despierta a la conciencia su primera decisión es explorar el mundo. No siente ninguna inclinación por andar cuidando de un par de viejos chochos, de hecho, no siente nada.

Se involucra con unos bandidos asaltantes de trenes, su primera noche la pasa sentado junto a una fogata mientras una bacanal se desarrolla alrededor de él, cuando los asaltantes secuestran un grupo de mujeres para violarlas.

Continua sus aventuras hasta llegar a Gordona, un reino feudal controlado por un sujeto que se hace llamar Rey Zhorm, al principio es tratado como un robot más, a medio camino entre un sirviente y mascota, pero al descubrir su capacidad de raciocinio, inexistente en los demás robots, es introducido dentro de la corte.

Jasperodus se involucra en las intrigas del reino, convence al hermano del rey de realizar un golpe de estado y después se deshace de él, proclamándose el mismo en rey, pero descubre que el poder y los lujos no lo satisfacen y eventualmente tiene que escapar por su vida, junto al antiguo capitán de la guardia, el mayor Inwing.

Jasperodus y el mayor Inwing roban un avión y se dirigen a la ciudad de Tansiann, donde se encuentra el emperador Charrane, quien mantiene una lucha en el sistema solar por el control de las colonias contra la alianza de Borgor , así como también una guerra local con los reyezuelos que controlan diversas regiones de la Tierra.

Jasperodus sabe que lo que el emperador necesita es a un consejero que no duerma, no pierda tiempo, no busque favores ni se entretenga con vicios, exactamente alguien como él.

Pues lo único que Jasperodus desea es saber si tiene conciencia, qué lugar ocupa en el cosmos un ser que es más que un robot pero menos que un ser humano.


La ciencia ficción de Barrington J. Bayley mezcla las aventuras clásicas de la edad de oro norteamericana con la perspectiva de la New Wave británica, adentrarse en las inquietudes filosóficas y existenciales del protagonista.

Las reacciones de Jasperodus ante la violencia obligan a ponderar si esto se debe a una falta de empatía producto de su naturaleza robótica o a la falta de experiencias, carece de prejuicios como un niño.

Disfrute mucho de esta historia de un Pinocho futurista, una obra a medio camino entre los trabajos de Jack Vance y Stanislaw Lem. Lleno de aventuras picarescas, hace pausas en momentos y se entretiene con la ponderación de ese epifenómeno  tan interesante que llamamos conciencia.

Tiene destellos de sátira, un ser sintético obsesionado por encontrar su alma, lo que lo motiva a vivir, rodeado de un grupo de humanos que actúan en base a hábitos, pensando de forma automática siguiendo solamente los lineamientos que dictan sus prejuicios, sin amor al arte, a la ciencia o a la filosofía, es cómico que el único personaje con crisis existenciales sea un robot.

Desconozco si es una obra menor o de lo mejor de este autor, pero eso se puede solucionar leyendo más de sus obras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

The corporation wars: Dissidence, de Ken MacLeod

The corporation wars: Dissidence. Ken Macleod. 2016    Esta es una novela de ciencia ficción del autor escocés Ken MacLeod. Al parecer e...