martes, 7 de septiembre de 2010

'Metro 2033', de Dmitri Glujovski

 Metro 2033. Метро 2033. Dmitri Glujovski. 2005

Estaban allí, a unos cien metros de él, sin moverse, en medio de la calle. Había por lo menos cinco criaturas. Habían renunciado a esconderse, pero tampoco trataban de captar su atención. No comprendía cómo habían podido acercarse tan rápida y silenciosamente.

A la luz de la luna vio con nitidez sus poderosas figuras: tenían las patas traseras especialmente desarrolladas. Eran aún más grandes de lo que le había parecido al principio. Aun cuando la distancia le impidiera verles los ojos, sabía muy bien que le estaban mirando, y que reconocían su olor en la atmósfera impregnada de humedad. Probablemente habían captado el aroma ya conocido de la pólvora, y por ello dudaban en atacarle. Así, observaban a Artyom, y buscaban en su actitud algún indicio de vacilación o duda. O quizá sólo pretendían acompañarle hasta la frontera de su territorio, sin intención de hacerle nada malo. ¿Cómo podía saber el muchacho qué era lo que pensaban unas criaturas que habían aparecido de pronto en la tierra, contraviniendo todas las leyes de la evolución?



En el siglo XXI se desata la Tercera Guerra Mundial, el intercambio de bombas atómicas entre los diferentes participantes aniquila casi por completo a la humanidad. Todos los seres humanos que se encontraban sobre la superficie de la Tierra desaparecieron en una fracción de segundo, en medio de un holocausto de fuego atómico.

Las pocas personas que sobrevivieron en Rusia fueron los que se encontraban bajo tierra, todos estos "afortunados" utilizaban el gigantesco sistema subterráneo del Metro de Moscú.

Los sobrevivientes forman numerosos grupos, algunos de ellos adoptan rancias ideologías comunistas (La línea Roja), otros crean comunas fascistas (El IV Reich) y los gremios de comerciantes (HANSA) se arman y protegen la mayor parte de las estaciones del Metro, distribuyendo la escasa comida por todo el circuito.

Las setas, el musgo, los hongos y una subdesarrollada cría de cerdos y gallinas permiten una famélica supervivencia a los habitantes de la red del Metro.

La novela inicia dos décadas después de la Hecatombe, el protagonista se llama Artyom, un joven habitante de la estación VNDKh, una pequeña estación en la periferia de la red, la cual se encuentra permanentemente  en estado de emergencia debido a los ataques por parte de unos mutantes conocidos como "Los Negros".


Artyom fue rescatado cuando era niño de un estampida de ratas gigantes, las cuales aplastaron y devoraron a todos los habitantes de su estación. Un aguerrido veterano, Alexey Sukhoy, lo adopta y lo cría.

Un día llega a la estación VNDKh un misterioso Stalker (una mezcla entre caza-recompensas y mercenario) llamado Hunter, el cual es amigo del padre adoptivo de Artyom, después de charlar con Sukhoy, Hunter le confiesa a Artyom que la estación donde viven es un peligro para toda la red de Metro debido a los 'Negros', y esta buscando la manera de cerrar los accesos a la superficie.
  
Hunter le pide a Artyom que le entregue un documento a un Stalker llamado Melnik, el problema es que Melnik se encuentra al otro lado de la red de Metro, y Artyom deberá salir en su búsqueda inmediatamente, pues Hunter sospecha que los mutantes están apunto de realizar un ataque masivo.
 
Este éxodo llevara a Artyom a un problemático viaje por la inhóspita red del Metro, la inhabitable superficie terrestre, la biblioteca del Kremlin, y otros lugares igual de aterradores. 


La novela inicio como un experimento en el blog del autor, con el tiempo la cantidad de lectores en linea creció exponencialmente, y se lanzó la novela al mercado masivo, con un éxito inusitado. 

La novela es interesante porque integra elementos de horror, fantasía y ciencia ficción que la hacen muy disfrutable. La ambientación esta muy bien lograda, callejones oscuros, la penumbra que permea la mayor parte de las estaciones, las trampas con gases venenosos, mutantes, trampas psiónicas y seres humanos armados y fuera de sus cabales crean una sensación de desazón e inquietud en el lector.

En Resumen: Metro 2033 es una excelente novela de aventuras, que se puede leer como novela de horror o ciencia ficción, en los escasos momentos donde se pausa la acción se contempla de manera muy contundente la condición humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cero K, de Don Delillo

Cero K. Don Delillo. 2016 Cero K es una novela de literatura contemporánea, con algunos destellos de ciencia ficción, del autor norteamer...