Google+

Cronicas marcianas, de Ray Bradbury

Crónicas Marcianas. Martian Chronicles. Ray Bradbury. 1950


Crónicas Marcianas es una novela formada por un conjunto de 28 relatos cortos, que mantienen en común solamente la linea argumental principal, el arribo y eventual colonización del planeta Marte, por los seres humanos.

En Ylla, una marciana atrapada en un monótono matrimonio, sueña con la llegada de los astronautas de la primera expedición, y se comunica con ellos a través de poderes telepáticos. 

En Los hombres de la Tierra, desciende la segunda expedición, los astronautas se confunden al descubrir que nadie se muestra interesado, eventualmente descubren que existen otros individuos que proclaman ser también de la Tierra, por lo que sospechan que están en un hospital psiquiátrico.

La tercera expedición, es el relato mas perturbador del libro, cuando llegan los humanos, se encuentran con un poblado estadounidense del medio Oeste, aquí los astronautas se encuentran a sus familiares ya fallecidos.

En Aunque siga brillando la Luna, se muestra a los astronautas de la cuarta expedición protegiéndose de la fría noche marciana, confundidos por no haber encontrado aun ningún marciano.

En Encuentro nocturno, un joven viajero encuentra un marciano semitransparente, al cual considera en principio un fantasma, el marciano es capaz de ver las estructuras marcianas intactas, mientras el humano observa todo en ruinas.

En El picnic de un millón de años, un familia humana escapa del apocalipsis nuclear creado en la Tierra, y el padre les promete a sus afligidos hijos que verán marcianos.


Crónicas marcianas es uno de los grandes clásicos de la ciencia ficción de todos los tiempo. Una prosa poética y melancólica que envuelve al lector en nostálgicas fantasías, no hay aquí ficción dura y realista. Crónicas Marcianas es quizá la antítesis de la novela Marte Rojo.

Ray Bradbury es principalmente un poeta, y deposita en este libro la añoranza del ser humano por establecerse en otro lugar, una analogía de la conquista del Oeste norteamericano, con las mejores y peores cualidades del ser humano siendo retratadas en estos misteriosos relatos.

En resumen: Bradbury habla de una traslación espiritual, además de física. La pregunta principal embebida en la lectura, al menos para mi, es: ¿Que es lo mas correcto, convertir a Marte en una segunda Tierra, o convertirnos a nosotros mismos en marcianos?. ¿Es correcto llevar nuestra idiosincrasia por el universo, esparcir nuestros prejuicios, estupidez y racismo?.


Crónicas marcianas es una lectura imprescindible de la ciencia ficción, mas no por las naves espaciales, viajes interplanetarios o marcianos, sino por la bellisima ensoñación de su prosa, y como toda gran obra de arte nos permite atisbar al interior de nosotros mismo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario