Google+

'Dilvish el Maldito', de Roger Zelazny

Dilvish el maldito. Dilvish The Damned. Roger Zelazny. 1982.
Dilvish sacó su espada.
El otro jinete se echó a reír.
—¿No sabes que mi armadura es indestructible?
—No —dijo Dilvish.
—Muy bien, pues —dijo Lance, y pareció reír entre dientes—. Estamos solos aquí, tienes mi palabra. Desmonta. Yo lo haré al mismo tiempo. Cuando compruebes que es inútil, podrás seguir vivo. Serás mi prisionero.
Desmontaron.
—Estás herido —dijo Lance.
Dilvish arremetió contra el cuello del otro sin replicar, esperando reventar la juntura. Pero la armadura resistió y no quedó en el metal ni siquiera un rasguño tras el potente golpe capaz de haber decapitado a otro hombre.
—Ahora debes reconocer que es imposible romper mi armadura. Fue forjada por las mismas Salamandras y sumergida en la sangre de diez vírgenes...
Dilvish arremetió contra la cabeza de Lance y, tras la réplica de éste, describió un lento círculo hacia la izquierda, de tal modo que su rival quedó de espaldas al caballo de acero, llamado Black.
—¡Ahora, Black! —gritó Dilvish.
Y Black se alzó sobre sus patas traseras y cayó, atacando a Lance con los cascos delanteros.
El hombre llamado Lance se volvió con rapidez y recibió un golpe en el pecho. Cayó.
Dos relucientes huellas de casco quedaron impresas en su peto.
—Tenía razón —dijo Dilvish—. Es indestructible.


 La duología de Dilvish esta formada por las siguientes obras:
 Dilvish el maldito "Dilvish the damned"
Las tierras cambiantes "The changing land"

Dilvish el maldito esta conformado por una colección de relatos cortos, con el protagonista homónimo participando en diferentes aventuras, Dilvish es un medio-elfo descendiente de una prestigiosa familia de aristócratas y militares.

En el primer relato del libro, Travesía a Dilfar, Dilvish acaba de reencarnar, después de pasar 200 años en el infierno, mientras su cuerpo convertido en estatua se mantuvo indemne todo ese tiempo, al volver a la vida jura venganza contra el responsable de su anterior condición. Intenta avisar a la ciudad de Dilfar que el puerto de Portaroy a caído en manos de un ejercito conocido como Lylish. Al volver del infierno Dilvish regresa con una montura infernal, un caballo negro y metálico llamado Black, que nunca se cansa, tiene superfuerza, y ademas habla.

Tiempo atrás Dilvish previno un rito satánico realizado por un hechicero oscuro llamado Jelerak, este le lanzo un hechizo que transformo su carne en roca, y transfirió su alma al infierno. Donde debió guardar penitencia por muchos de años. Esto se relata en el capitulo "La canción de Thelinde".

Los demás relatos del libro también son muy entretenidos, en "Una ciudad dividida" dos hermanos hechiceros mantienen una lucha eterna en un pueblo fantasma, que pueden modificar a voluntad mediante magia, aquí retienen a los viajeros, para mantenerlos perdidos en un laberinto y probar quien es el mejor mago. En "Las campanas de Shoredan" Dilvish busca una campana que invocara una legión maldecida de una era olvidada, para que pelee con el contra un ejercito enemigo.



 Dilvish el maldito es un libro que se puede disfrutar como cualquiera de la saga de Conan, Elric de Melnibone, o algún libro de Dragonlance, no tanto por su calidad literaria sino por la simple fuerza de sus acciones épicas.

Dilvish es el cliché mas contundente del caballero andante, caballeroso, valiente, habilidoso con las armas y no posee una gota de cinismo. Mientras que Jelerak es el arquetipo del villano, malvado, poderoso, cruel y arrogante.


PROS: Entretenida novela de aventuras, directa, simple, fantasía convencional para un lector que no busca mucho mas que eso.

CONTRAS: Fantasía  juvenil, que no demuestra en ningún relato el musculo literario del autor. Fantasía tipo "b" como esas películas italianas ochenteras de "espada y brujería" que tanto nos entretienen.

RESUMEN: Solida novela de fantasía típica, un poco juvenil, que cumple con su función de entretener y poco mas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada