Google+

'Ancilliary Justice', de Ann Leckie

Ancilliary Justice. Ann Leckie. 2013

Un día los capitalistas nos venderán la cuerda con que les ahorcaremos
- Karl Marx

Ancilliary Justice es una novela de ciencia ficción del subgénero de space opera de la autora norteamericana Ann Leckie. Esta novela no ha sido traducida al castellano.

Al parecer esta novela forma parte de una trilogía que continua en el 2014 con Ancilliary Sword y concluirá con Ancilliary Mercy.

La acción inicia en un remoto y frío planeta donde un soldado llamado Breq busca completar su búsqueda. La verdadera naturaleza de este soldado anciliar es más complicada de lo que parece a simple vista. Pues muchos años antes fue la mente I.A. que capitaneaba La justicia de Toren, una nave de combate que comandaba miles de soldados anciliares, o soldados cadáveres como son llamados por el vulgo.

Los soldados anciliares no tienen conciencia propia, solo son depósitos de carne que la I. A. capitán puede controlar a su antojo. Estas naves forman parte del imperio Radchaai, el más grande imperio humano jamas creado, los Radchaai suelen adoptar las costumbres y hasta las creencias de los pueblos conquistados y convertirlos en ciudadanos del imperio, también integran a algunos ciudadanos como soldados anciliares.

Una serie de traiciones desembocaron a que se le retirara su nave a Breq y que fuera depositado en un frágil cuerpo humano. Y busca venganza en contra de Anaander Mianaai, el emperador inmortal y multicorporal del imperio Radchaai.

La obra tiene una segunda linea narrativa desfasada en el tiempo, este estrategia es muy parecida a la estructura de El uso de las armas de Iain Banks, en donde el final de una linea narrativa permita el inicio de la otra.



Por lo general me gusta balancear mi opinión, encontrar las partes buenas, regulares y malas de una obra, pero existen ocasiones en que me veo rechazado por completo y desafortunadamente esta es una de esas ocasiones.

Uno de los motivos para que me disgustara es el exagerado marketing que ha recibido, en mis notificaciones de Amazon recibí al menos 5 correos alabándola y posicionándola como entre las mejores obras de ciencia ficción del 2013.

La inicie y me dio muy mala espina la monotonía que permea toda la obra, la vil copia que es el imperio Radchaai del imperio romano mezclado con los Necroféros de las crónicas de Riddick. Lo soporífero de la prosa de la autora, terrible, como si alguien se hubiera puesto a redactar el pronostico del clima.

Lo que más me molesta son la superideas que te quieren vender: ¡Naves controladas por inteligencias artificiales!, bitch, la película de 2001:Odisea del espacio salió en 1968, no me venga con esas patrañas.

Otra "gran invención" es que las I.A. utilizan siempre el pronombre femenino cuando se refieren a un humano porque batallan para distinguir el genero, y siempre usan el pronombre "she", ¿en que afecta a la trama?, ¿Qué filosofía, estructura mental, o profunda deducción de la condición humana implica esto?, ¡ninguna!, es una vil "ocurrencia". En la maravillosa novela Río de los dioses de Ian McDonald existe un grupo de humanos que deciden eliminar sus genitales para crear un tercer genero biológico, los "nutes", ellos reciben el pronombre "yt" para diferenciarlos de los hombres y las mujeres, esa modificación al lenguaje tiene sentido y relevancia.

Esta obra parece salida de la escuela de Lois McMaster Bujold y David Webber, ciencia ficción que los gringos tanto aman, space opera inodora, incolora e insípida. Decepcionantemente simple. A que los gringos, nos quieren vender sus hamburguesas McDonalds como si fuera comida gourmet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada