lunes, 27 de enero de 2014

'Crackpot palace:Stories', de Jeffrey Ford

Crackpot Palace: Stories. Jeffrey Ford. 2012

The Crackpot Palace es una recopilación de 20 relatos de fantasía, ciencia ficción y terror del autor norteamericano Jeffrey Ford. Esta obra no ha sido traducida aún al castellano.
Anteriormente he dado mi opinión de otras obras de este autor, La fisiognomía, su continuación, Memoranda, y El año sombrío.

Pienso que Jeffrey Ford es uno de los autores de fantasía más  interesantes de la actualidad. Al igual que Gene Wolfe, John Crowley o Tim Powers, Ford es un escritor de fantasía católico norteamericano, algo poco común. Pero esta característica se refleja, aunque sea de forma inconsciente en su obra.

Pero lo que lo diferencia de los esos otros grandes autores es que ubica la mayor parte de sus relatos en una zona de la cual los autores intentan escapar, la aburrida suburbia norteamericana.

Aunque se nota que Ford también se siente cómodo ubicando su obra en mundos fantásticos, como su trilogía La ciudad bien construida, con la cual gano un Premio mundial de Fantasía por el primer libro, La Fisiognomía. También puede construir historias urbanas en el New Jersey de los años sesenta, como en su novela El año sombrío, obra por la cual también gano un Premio Mundial de Fantasía.

Pero Ford es también un autor de relatos cortos muy respetado, en muchas antologías de fantasía moderna o fantasía oscura podemos encontrar sus obras. La prueba es que de estos 20 relatos, solo uno (The Wish head) es inédito para esta colección.

Cuenta con cuatro recopilaciones de relatos publicadas: The fantasy writer's assistant (2002), The empire of ice cream (2006), The Drowned Life (2008) y Crackpot Palace: Stories (2012).

¿Cual fue la razón por la que empecé por su ultima recopilación? Principalmente la accesibilidad, pues sus dos ultimas recopilaciones son las únicas que se pueden conseguir en formato electrónico.

La recopilación inicia con el relato Polka Dots and Moonbeams, un cuento que empieza como un melancólico relato noir que rápidamente se transforma en una psicodelica fantasía. El autor salta del relato harboiled mezclado con fantasía con facilidad hacia la fantasía oscura del segundo relato, Down Atsion Road, un relato de fantasmas en la zona rural de New Jersey.

En Sit the dead, un muchacho asiste a un extraño funeral para complacer a su novia, este ameno relato de prosa contemporánea se transforma en una historia de horror frente a nuestros ojos. En The seventh expression of the Robot General, tenemos una historia de ciencia ficción que bien pudo haber sido escrita por Barrington J. Bayley.

De la ciencia ficción salta al surrealismo más extremo en 86 Deathdick Road, un hombre acompaña a su esposa a ver el acto del hombre más inteligente del mundo, y ese encuentro no es en absoluto como lo espera. En After Moreau, Ford concibe una coda al clásico de ciencia ficción de H. G. Wells.



Experimentos del gobierno estadounidense y teorías conspiratorias se mezclan en el relato The hag's peak affair para formar un relato de horror visceral. En The coral heart se nos narra un relato de fantasía con influencias de Michael Moorcock y China Mieville en partes iguales, pero completamente inasible.

En el relato The double of my double is not my double se narra un angustiante relato de unos Doppelgängers bastante agresivos. En Daltharee se narra una amena historia de vida fractalizada. La deidad hinduista Ganesha es el protagonista del relato homónimo.

La prosa contemporánea más melancólica aparece en Every Richie there is, como un relato a dúo entre Chuck Palahniuk y Ray Bradbury. Ford cambia de velocidad en el siguiente relato, The dream of reason, en donde un científico luminista desea atrapar la luz proveniente de las estrellas para convertirla en polvo de diamante.

The War between haven and hell comienza como un relato semibiografico, pero el tono surreal sube de escala antes de que te des cuenta. En el relato siguiente, Relic, un extraño pastor norteamericano se encuentra varado en un país oriental, en posesión de una valiosa reliquia religiosa, un pie podrido.

Nunca me había topado con una colección de relatos en donde absolutamente todos se mantuvieran en un nivel de excelencia elevado, mi más profundo respeto para Jeffrey Ford. Logra realizar algo increíblemente difícil, relatos fuera de serie utilizando un lenguaje sencillo y situaciones cotidianas. Jeffrey Ford era profesor de literatura pero no escribe pedante ni complicado, sino de una forma humana y sencilla, profunda y honesta, melancólica y es poseedor de una delirante imaginación.

Se que las comparaciones son odiosas, pero me gusta ser odioso. Yo no pondría a Jeffrey Ford (El cuentista, no el novelista) a la misma altura que Kelly Link, Jonathan Carroll o Neil Gaiman, sino en una posición mas elevada, junto a otros titanes de la fantasía como Mervyn Peake, Italo Calvino o Jorge Luis Borges, ojala alguna editorial se animará a traducir sus relatos al castellano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hair side, flesh side, de Helen Marshall

Hair side, flesh side. Helen Marshall.    Anteriormente había dado mi opinión de la segunda recopilación de relatos de esta autora canadi...