Google+

'Las armerías de Isher', de A. E. Van Vogt

Las armerías de Isher. The weapon shops of Isher. A. E. Van Vogt. 1951

El derecho a comprar armas es el derecho a ser libre.
-Eslogan de las armerías de Isher

Las armerías de Isher es una novela de ciencia ficción del autor canadiense A. E. Van Vogt. Esta novela se puede clasificar dentro del genero de Space Opera de la edad de oro de la ciencia ficción, aunque también comparte características con la literatura pulp de principios de siglo.

La novela es un pastiche de 3 relatos cortos publicados durante los cuarentas en la revista Analog como "El Subi-baja" (1941), "La tienda de armas"(1942), y "Las armerías de Isher"(1949).


Al principio de la novela observamos la aparición de un extraño edificio en la ciudad de Middle City, un curioso periodista llamado Chris McAllister logra entrar en el edificio para encontrarse que se ha transportado al año 4784 y se encuentra en una armería del imperio de Isher.

Al entrar en contacto con un vendedor, descubre que las armas vendidas tienen una tecnología tan avanzada que pueden detectar cuando el usuario las utiliza en defensa propia, y estas no pueden ser usadas para atacar a alguien. Debido a la transferencia temporal, McAllister tiene un diferencial energético que lo vuelve peligroso y los administradores de la tienda generan un plan para ponerlo fuera de peligro.

Le explican que el ejercito de la emperatriz Inelda de Isher se encuentra a las puertas de todas las armerías del sistema solar, preparando un ataque con armas energéticas. Debido a que la emperatriz ve a las armerías como un rival para su cota de influencia.

En el futuro lejano, los habitantes de la ciudad de Glay comienzan a manifestarse debido a la aparición de una armería, un técnico de motores atómicos llamado Fara Clark entra a este local, con el fin de convencerlos de que se retiren del poblado.

Mientras tanto, Cayle Clark, el hijo de Fara, se dirige a la ciudad imperial con a finalidad de enrolarse en el ejercito de la emperatriz, pero descubre que esto es casi imposible pues hay que franquear una legión de burócratas a los cuales no les interesa el bienestar del imperio.

Cayle es asaltado en repetidas ocasiones, hasta que queda completamente en la ruina, cuando se encuentra a punto de dejarse vencer y regresar a su poblado, una joven le otorga un préstamo, Cayle lo acepta sin saber que ella es una agente de las armerías, y estas tienen un plan para él.




Las armerías de Isher es una de las pocas novelas de ciencia ficción en donde se trata el tema de la posesión de armas para la protección del individuo, de hecho, el eslogan que coloque al principio de la reseña fue utilizado por la NRA (Asociación Nacional del Rifle) un tiempo.

La novela no puede negar sus orígenes pulp en algunos detalles que me hicieron rechinar los dientes, en primer lugar al principio de la novela Chris McAllister se traslada 7000 años al futuro, este desliz temporal provoca que se cargue con unas partículas llamadas "crononos", que lo hacen particularmente explosivo.

Otro detalle son las propias armas que venden las mentadas tiendas, tienen unos sensores mágicos que detectan cuando el usuario utilizara el arma en defensa propia y no para iniciar un ataque. Ademas que aparecen y desaparecen a voluntad de las Armerías.

Se me hace injusto analizar una novela escrita hace mas de 70 años y querer compararla con la ciencia ficción actual. Lo lógico seria compararla con las obras de la edad de oro. El tema principal de la novela es bastante claro, ¿no seria genial que existiera una organización secreta que apoyara a los individuos contra los abusos de las corporaciones y los gobiernos, y que los dotara de un medio de auto-defensa?.

Las armerías de Isher es una entretenida y corta novela de la edad de oro, a la cual le falla un poco la caracterización de los personajes ya que se sienten un poco bidimensionales, y la tecnología también suena muy fantasiosa, pero esto se debe de perdonar si se toma en cuenta la época en que fue escrita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada