Google+

'La dama del lago', de Andrzej Sapkowski

La dama del lago. Pani Jeziora. Andrzej Sapkowski. 1999



La dama del Lago es el séptimo y último libro de la saga de Geralt de Rivia. aunque el libro original es uno solamente, fue divido en dos en su traducción al castellano.

Para disfrutarlo es necesario leer con anterioridad las seis novelas que le anteceden: El último deseo, La espada del destino, La sangre de los elfos, Tiempo de odio, Bautismo de fuego y La torre de la golondrina.

Después de algunos años pude a leer el muy esperado desenlace de la saga de Geralt de Rivia, porque no había podido conseguir el libro en México. La saga originalmente fue publicada por la editorial  Bibliopolis y después por Alamut, no se si en algo haya afectado la distribución internacional.

Pero todo eso es superfluo respecto a la calidad del libro, y afirmo que al menos a mi parecer, esté es el mejor de toda la saga.

Los personajes aparecen desperdigados por el tablero de juego, Yennefer de Vengerberg siendo retenida por Vilgefortz de Rogeeveen, con la finalidad de usarla como cebo para atraer a Ciri.

Mientras que Ciri se introduce en la torre de la golondrina y se convierte en una bola de pinball, viajando entre diferentes universos.

Geralt y su pandilla, Milva, Cahir, Regis y Angouleme retozan en el poblado vinicultor de Toussaint. Al parecer, sin tener mucha prisa por rescatar a nadie.

Al mismo tiempo, se desatan los perros de guerra entre el imperio Nilfgaardiano y los reinos norteños. Con lujo de detalle se narran las cruentas refriegas entre estos ejércitos.

Me gustaron algunos detalles del libro, por ejemplo, la historia no es narrada en presente, sino que la mayor parte de ella es soñada por la adepta Condwiramus y narrada a la hechicera Nimue, la dama del lago.

Y también Ciri le narra parte de la historia a Sir Galahad, en medio de uno de sus viajes entre dimensiones.

La lección en este melancólico libro es que no importa que tan grandes sean los héroes, o que tan valerosas sus hazañas, todo eso se pierde en el abismo del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada