Google+

'John dies at the end', de David Wong

John Dies at the end. David Wong. 2007

John dies at the end (John muere al final) es una novela de horror mezclado con comedia escrita por Jason Pargin bajo el seudónimo de David Wong, esta novela es la opera prima del autor, quien escribe un blog en el sitio de comedia Cracked.

La novela fue publicada originalmente como un webserial gratuito, pero fue retirada cuando una editorial compró los derechos de publicación.

En octubre del año pasado se publicó la continuación de esta novela, This book is full of spiders: Seriously, dude, don´t touch it (Este libro está lleno de arañas: En serio, amigo, no lo toques).




David Wong es un joven estadounidense que vive en un poblado del medio oeste, el cual no es divulgado. David pasa los días trabajando en un videoclub, jugando videojuegos y fumando marihuana con su mejor amigo, John.

Un aciago día, David acompaña a John a una fiesta y debido a que John toca en un grupo de rock, le toca amenizar la fiesta. David conoce a un tipo raro en la fiesta, un joven jamaiquino que dice llamarse Robert Marley, sí, un homónimo de Bob Marley.

Resulta que Bob trafica una droga llamada salsa de soya que otorga poderes de clarividencia y un aumento en la percepción sensorial. Después de ser humillado por Bob frente a todos, David regresa solo a su casa.

En la madrugada John le llama por teléfono para confesarle que probó la salsa de soya y que ahora está viendo cosas muy tenebrosas en su casa. Al día siguiente David descubre que todos los jóvenes que acudieron al after-party en la casa de Robert Marley han desaparecido.

Este evento desencadena una serie de acontecimientos cada vez más terroríficos, en los cuales David y John se ven involucrados de forma involuntaria. 



Es insólito encontrar una novela que mezcle la comedia con el terror. Aunque mezclar quizá no sea la palabra correcta, más bien, es como si dos novelas diferentes convivieran bajo el mismo techo.

El humor es bastante pueril e infantil y probablemente sólo les agrade a las personas que disfrutan con el humor gringo. Las secciones de miedo son bastante efectivas, aunque no se salva de utilizar bastantes de los clichés clásicos del género.

Merece puntos extra por lo novedoso de mezclar dos géneros incompatibles y tiene algunos momentos de genuino espanto, aunque los intentos de generar risa sean bastante infructíferos. No obstante, eso es discutible también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario