Google+

'El fin del mundo y un despiadado pais de las maravillas', de Haruki Murakami

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas. Sekai no owari to Hādoboirudo Wandārando. Haruki Murakami. 1985

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas es una novela de ciencia ficción y fantasía del escritor japones Haruki Murakami.

Murakami es un reconocido escritor con fama mundial, aunque la mayoría de sus novelas no pueden catalogarse en el genero fantástico, encajan perfectamente en el realismo mágico o la ficción contemporánea.



En esta peculiar novela del autor japones Haruki Murakami se entrelazan dos historias, una de ellas se desarrolla en en los años 80, en Tokyo.

El protagonista de esta linea narrativa, del cual no se revela el nombre, hace contacto con un científico en una base subterránea. Este anciano científico desarrolla una investigación en la capacidad cerebral para captar los sonidos, así como su deshabilitación.

El protagonista es un Calculador, estas personas encriptan en su inconsciente datos críticos de investigaciones científicas, protegiéndolos de un grupo de traficantes de información llamados Semioticos, cuya organización es conocida como La Factoría.   .

Los calculadores trabajan para una organización semi-gubernamental llamada El Sistema. Los cuales se encuentran en un eterno duelo contra la Factoría.

Este innombrado protagonista se ve involucrado en un conflicto que pondrá en peligro su vida.

En la otra linea narrativa, un hombre llega a una ciudad fantástica de la cual no se puede salir pues una enorme muralla previene a los pobladores de escapar. A todas las personas que llegan se les retira su sombra, ademas de asignarles un trabajo.

A este hombre se le hace un corte en los ojos, el cual le permite leer los sueños contenidos en cráneos de unicornios, gracias a esto se le asigna el trabajo de lector de sueños dentro de la biblioteca.

También se le remueve su sombra, con la finalidad de adecuarlo a la ciudad y convertirlo en un residente permanente.  

Eventualmente, los destinos de estos dos hombre se entrecruzan.



En determinado momento de la novela, el protagonista cita una obra literaria, la cual no recuerdo con exactitud, pero a grandes rasgos dice que es un error leer una novela a una velocidad para la que no fue hecha.

Y esta frase aplica a la propia obra de Murakami, pues el ritmo inicial de las dos tramas es lánguido, y fluye como un apacible arroyo, lo cual no nos permite vislumbrar las violentas cataratas al final.

Esta novela fue escrita en 1985, y fue una de las primeras del autor, por lo que se nota que no había desarrollado por completo su estilo.

Disfruté de Murakami, pero no me volvió loco como a otras personas. Probablemente en el futuro me anime con otra obra del autor, casi con toda seguridad, sera Kafka en la orilla, la cual suena como realismo mágico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada