Google+

'Muero por dentro', de Robert Silverberg

Muero por dentro. Dying inside. Robert Silverberg. 1972

Muero por dentro es una novela de ciencia ficción del escritor norteamericano Robert Silverberg. Silverberg es uno de los escritores de ciencia ficción más prolíficos, y su obra esta definida por un apego al subgénero New Wave, originado en los años 60's del siglo pasado.



David Selig, el protagonista de la novela, es un hombre de mediana edad sin ninguna característica que lo distinga de los demás seres humanos, con una sola excepción.

David es un telépata.

El problema es que David no puede seleccionar lo que escucha, es un receptor y todas las demás personas que lo rodean son transmisores, generando una cacofonía infinita que lo mantiene alejado emocionalmente de los demás.

Incapaz de llevar una vida normal, David se mantiene vendiendo tesis a los estudiantes universitarios de la Universidad de Nueva York.

David siente menguar sus poderes telepáticos a través de los años. Y se debate entre perder una habilidad que lo diferencia de los demás y una maldición que lo ha alejado de los demás seres humanos.

Encontré la novela algo aburrida. Sobre todo por el protagonista. Me lo imagine como un Woodie Allen, pero sin gracia.

Un tipo enclenque, judío, neoyorquino, neurótico y con una inteligencia superior al promedio, que se queja de todo lo imaginable, mientras narra sus traumas freudianos. ¿Dónde lo he visto antes?

Nunca espero un emperador de todas las cosas en las novelas que leo. Solo me conformo con que la historia narrada sea interesante, o la belleza de la técnica del autor sea suficiente para mantener mi atención.

Pero cuando los personajes son tan patéticos y sin chiste, siento que estoy leyendo una novela mainstream. Necesito saber que el protagonista tiene un objetivo, o al menos, una forma de lidiar con sus problemas que no sea acurrucarse a llorar en un rincón.

Definitivamente no recomendaría la lectura de esta novela a nadie. No porque este mal escrita, sino debido a que no esta muy interesante y hay otras cosas mejores que leer y la vida es corta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario