martes, 26 de junio de 2012

'La exhibición de atrocidades', de James G. Ballard

La exhibición de atrocidades. The atrocity Exhibition. 1970. James G. Ballard. Minotauro. Barcelona España.

La exhibición de atrocidades es una novela de ciencia ficción del escritor británico James Graham Ballard, con muchos niveles de perversión, asociación libre, y la recurrencia a temas que obsesionaban al autor.

Ballard es autor de otras obras tales como Milenio negro, Noches de cocaína, Crash, Rascacielos, El mundo sumergido, El viento de ninguna parte, La sequía, El mundo de cristal, La isla de cemento, etc.



Un inquietante diorama de dolor y mutilación: extrañas heridas sexuales, atrocidades de la guerra de Vietnam, la boca deformada de Jackie Kennedy.
Este es uno de esos libros difíciles de reseñar. El lado más subversivo e intimo del autor se ve proyectado en una amalgama de microrelatos de los temas que mas obsesionaron a Ballard, el asesinato de John F. Kennedy, el elemento erótico en un accidente automovilístico, la banalización de la violencia por los medios televisivos, el suicidio de Marilyn Monroe,  la guerra de Vietnam, su estancia en un campo de concentración japones durante la segunda guerra mundial y Elizabeth Taylor.
"Mitología del retorno amniótico". En su mente, la Tercera Guerra Mundial representa la autodestrucción final y un desbalance en un mundo asimétrico. El organismo humano es una exhibición de atrocidades a la cual él es un espectador reluctante.
En un mundo en donde la tercera guerra mundial esta a punto de ocurrir, la sociedad se refugia en insulsos programas televisivos, chismes de farándula y el sexo. 

El psiquiatra Travis Talvert realiza un experimento en donde creó un ciclo de diapositivas repulsivas, rayos X de fetos muertos, genitales con malformaciones, helicópteros estrellados, heridas de guerra, choques automovilísticos a cámara lenta, un collage de muerte y erotismo que termina por confundir la mente inconsciente, lo cual empuja a los sujetos de prueba a tener orgasmos  al tocar la parte trasera de un automóvil, y no pueden tener erecciones sin que haya en el fondo, un documental de guerra.
Un tipo de banalización de las celebridades ha ocurrido: se nos ofrece una fama instantánea, lista-para-cocinar, tan nutritiva como una sopa instantánea. Las obras de Warhol muestran este proceso en acción. Sus retratos de Marilyn Monroe y Jackie Kennedy drenan la tragedia de estas mujeres desesperadas, mientras su paleta de tonos pasteles las regresa a la inocencia de un libro infantil.
En este libro descubrí que Ballard perdió a su esposa en un accidente automovilístico en Alicante, España.  Y es por esto la fascinación del autor con los choques. Y a su vez, la novela de Crash complementa a esta.

La novela es embriagadora y caótica, los personajes aparecen y desaparecen, mueren y reviven, no hay un hilo narrativo, solo una sesión tras otra de esa exploración interna tan caustica y sincera que solo Ballard ha logrado hacer en el campo de la ciencia ficción.

No es recomendado a las personas que se puedan ofender. Hay algunas referencias, y también escenas explicitas de pedofilia, sodomía, bestialismo, violaciones, y otras perversiones mas complejas.

En la lógica de esta moda, las perversiones alguna vez populares tales como la pedofilia y la sodomía se volverán ridículos clichés, tan entretenidos como patos de cerámica en las paredes suburbanas.




En el año 2000 se estrenó una película basada en esta novela. Dirigida por Jonathan Weiss y escrita por el propio Ballard. Protagonizada por Victor Slezak como Travis Talvert, Anna Juvander como Karen Novotny y Michael Kirby como el Dr. Nathan.




Les dejo una parte de la película.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hair side, flesh side, de Helen Marshall

Hair side, flesh side. Helen Marshall.    Anteriormente había dado mi opinión de la segunda recopilación de relatos de esta autora canadi...