Google+

'Jugadores del juego de la gente', de John Brunner

 Jugadores del juego de la gente. Players at the game of people. John Brunner. 1982.
Ediciones Martinez-Roca. Barcelona España.

Jugadores del juego de la gente es una novela de ciencia ficción del autor británico John Brunner. Brunner es el creador de la famosa trilogía del desastre, Órbita Inestable, El rebaño ciego y Todos sobre Sanzibar.

Jugadores del juego de la gente es una novela de ciencia ficción bastante menor, que no se compara en la osadía estilistica, el riguroso análisis social, o la miriada de personajes carismáticos de estas novelas.

Esta novela se puede catalogar dentro de la corriente literaria New Wave, la cual inicio en los años 60 y continuo hasta entrada la década de los 80, sustituida por una literatura mas influenciada por los avances tecnológicos. Esta corriente se caracteriza por poner énfasis en la caracterización de los personajes, en sus conflictos internos y relega el rigor científico a un segundo termino.




Al principio del libro encontramos a Godwin Harpinshield corriendo por las calles de Londres en el año de 1940, buscando donde guarnecerse del bombardeo conducido por la Luftwaffe . Godwin se encuentra herido y confundido, pues no recuerda como llego ahí, y porque trae puesto un uniforme de piloto de la RAF (Royal Air Force). Godwin rescata a una pequeña de un edificio a punto de derrumbarse, y eventualmente es condecorado por su valor.

Después de volver a casa y arreglar algunos pendientes, Godwin se va a dormir...para despertar en el Londres de principios de los 80's. Con una brutal resaca y un deterioro corporal fuera de lo común.

Y así descubrimos que su heroicidad anterior fue solo un sueño (o un recuerdo), y que su cuerpo sufre las consecuencias de una parranda épica, eventos que Godwin no recuerda, como si su cuerpo hubiera sido utilizado por alguien mas.

Y ese es precisamente el meollo de la novela, se supone que un grupo de extraterrestres contactan a seres humanos con la finalidad de rentar sus cuerpos, estos alienigenas proyectan sus conciencias sobre los cuerpos de sus anfitrión (host) y gozan de experiencias terrestres. Los anfitriones a cambio, obtienen una vida llena de lujos y diversión, sin tener que trabajar por ello.

Después descubrimos que Godwin es un agente humano bajo el servicio de los aliens, y otra de sus funciones es reclutar a seres humanos para que trabajen como anfitriones.

Hasta que recluta a una joven llamada Dora, la cual esta a punto de caer en el mundo de las drogas y la prostitución. Y lo interesante es que esta joven puede tener alguna relación con la niña que Godwin ayudo a rescatar en la Segunda Guerra Mundial. 




Si esta novela no fuera de John Brunner la consideraría una ligera novela de ciencia ficción, con un débil desarrollo de los personajes, algo antipáticos por cierto, y tendría mis serias dudas si esta no es una novela creada por un autor amateur.

Pero con el bagaje de sus novelas anteriores, llenas de potente retorica, personajes entrañables y eventos cataclismicos, esta novela se observa mas pequeña de lo que parece ser al primer vistazo. Decepciona mas si uno sabe de lo que es capaz de escribir el autor.

Es sabido que Brunner siempre tuvo problemas económicos, sobre todo porque sus obras ofrecían una visión ácida y mordaz del pueblo norteamericano, y por lo mismo ese mercado nunca se abrió para el. Y esto provoco eventualmente que el autor no tuviera suficiente dinero para pagar el medicamento para la alta presión, y muriera por problemas relacionados con esto en la década de los noventa.

A quien le recomendaría esta obra? En primer lugar, si el lector no conoce la obra de John Brunner es mejor empezar por la trilogía del desastre, o el Jinete de la onda de choque.

Pero si el lector siente atracción por la ciencia ficción blanda, es decir que no se preocupa por el rigor científico, y siente especial afecto por la teorías conspiratorias y las sociedades secretas, esta es una buena novela para invertir el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada