Google+

Crystal express, de Bruce Sterling

Crystal express. Bruce Sterling. 1998

    Crystal Express es una antología de doce relatos de ciencia ficción y fantasía del autor norteamericano Bruce Sterling.

        Los primeros cinco relatos pertenecen al universo de su novela Cismatrix.  Y al igual que ese libro los encontré enormemente gratificantes.

        En Enjambre, Sterling imagina unos aliens parecidos a los de Visión ciega de Peter Watts, unas décadas antes que el canadiense. Brutal. Rosa araña, el segundo relato, es uno de esos relatos maquiavelicos, creados expresamente para deprimirme. Un aplauso para el señor Sterling.

         Reina Cigarra recuerda todas las traiciones y destrucción desatadas en la novela Cismatrix, nada bueno dura mucho tiempo. Y nada es más peligroso que la estabilidad en el universo de Sterling. Jardines sumergidos narra la terraformación de Marte, disfrazada de una extraña competencia. El más flojo a mi consideración.

        Veinte evocaciones es un cuento formado por 20 microrelatos, maravilloso.

        Días verdes en Brunei es el relato más largo, un ingeniero especialista en robots se encuentra varado en el pequeño sultanato del titulo, se enamora de una princesa y su vida de varios vuelcos en el trascurso de pocas paginas. Me encantó sobre todos las ponderaciones del inmenso cambio que provocará en la sociedad la automatización extensiva.

        Fantasma es un relato bastante predecible tratándose de Bruce Sterling, envían a un asesino aumentado a destruir una compañía. Todo termina mal. ¿Ven? es un cliché. En Lo hermoso y lo sublime cuatro hombres pelean por el amor de dos mujeres, no me prendió. Muy Ballardiano para mi gusto, pero sin el corazón de Ballard.

       Los últimos relatos son de fantasía, Talliamed ubicado en Egipto, La tendecita de magia parece escrito por Neil Gaiman o Tim Pratt, me gusto. Flores de Edo en el japón imperial y Cena en Audogast en África.  Sterling no imagina elfos o caballeros, sino una fantasía histórica bastante retorcida, pero me agrada más su ciencia ficción. 

       Un par de relatos malos, un par mediocres, algunos muy buenos y un par excelentes. No se puede pedir mucho más a una antología fantástica.



War dogs, de Greg Bear

War dogs. Greg Bear. 2015

   War Dogs es un libro de ciencia ficción del autor norteamericano Greg Bear. Al parecer es el primero en una serie, pues el segundo, Killig titan, sale a finales de año.

     Unos misteriosos alienigenas hacen contacto con los seres humanos, los cuales son llamados Gurus, y al igual que los extraterrestres de El fin de la infancia de Clarke, se mantienen recluidos y solo son contactados por los lideres del mundo.

     Otros alienigenas, mas misteriosos aun les siguen los pasos, estos belicosos aliens son llamados los Antagonistas por los Gurus. Los países del primer mundo ofrecen sacrificar millones de vidas humanas a cambio de adelantos tecnológicos.

        Aquí entra a escena el protagonista de la obra, Michael Venn, un joven norteamericano de Idaho quien es reclutado para combatir en Marte, el principal objetivo de los Antagonistas. Michael se encuentra de regreso en  la Tierra después de una campaña bastante sangrienta en el planeta Rojo.

         Resulta que Michael y su escuadrón descubren algunas cosas incomodas para el gobierno de su propio país, por lo que viaja de incógnito, escapando de la policía militar. En la otra linea argumental se narra el brutal viaje por la superficie marciana.

       Quedan muchas preguntas en el aire con esta primer obra de la serie. Y de la mitad de libro en delante el autor baja el ritmo de la acción y las aventuras del protagonista se convierten en un capitulo de Scooby Doo. ¿Por que los Antagonistas atacan Marte en lugar de ir directamente sobre la Tierra? ¿Por que los Gurus con su avanzada tecnología no les patean el trasero? ¿Que es lo que esconde la corteza marciana?

       Aun así, Greg Bear con el motor a medio gas es mejor que la mayoría de los autores de la actualidad. Me esperaba algo con mas intriga política, secretos y traiciones, y me encuentro con una novelucha militar entretenida pero sin muchas sorpresas. A lo mejor le hizo daño al autor escribir las novelizaciones de HALO.

        Otra queja, los marines espaciales son llamados por el estúpido nombre de SKYRINES, a lo mejor Bear tuvo miedo que lo demandara Games Workshop.




The Affinities, de Robert C. Wilson

The Affinities. Robert C. Wilson. 2015


The affinities es una novela de ciencia ficción escrita por el autor canadiense Robert Charles Wilson.

Esta obra es una rara avis dentro de las obras del género publicadas en la actualidad, intenta reproducir el estilo de la ciencia ficción social, tan socorrida en los años setenta del siglo pasado, con sus principales exponentes en los autores de la New Wave norteamericana e inglesa.

La novela esa ubicada algunos años en el futuro, aunque nunca se explica exactamente cuándo, el cambio climático ha provocado muchos problemas en la producción agrícola, la India y Paquistán se encuentran al borde de una conflagración nuclear y las grandes corporaciones han absorbido las oportunidades de todos los pequeños empresarios. Básicamente nuestro presente un poco exagerado.

Un entrepreneur norteamericano encuentra la manera de conectar dos disciplinas inconexas, un escaneo cerebral extensivo, que define mediante complejos algoritmos la personalidad del sujeto con una certeza del 100%, esto lo logra gracias al estudio del big data en grandes cantidades de muestras, descubre que los seres humanos básicamente se pueden dividir en 22 personalidades diferentes. Forma 22 grupos o afinidades, usando una letra del alfabeto fenicio para cada uno de ellos.

La ventaja ofrecida por esta compañía es que cuando una persona realiza la prueba y descubre que es afín a un grupo, su estilo de vida se ve favorecido, tiene una conexión casi psíquica con los demás miembros y forja relaciones mucho más fuertes y duraderas que con otros seres humanos, incluso que su familia.

El protagonista de la obra es Adam Finsk, un joven canadiense estudiante de artes visuales, quien realiza la prueba y se demuestra que su personalidad es compatible con la afinidad Tau, el cual es el grupo de personalidades más relajadas y amistosas. Sin quererlo, Adam erosiona su lazos familiares.

La afinidad Tau se convierte en una organización enorme, capaz de producir una poderosa influencia en los gobiernos del mundo. Así como su principal oponente, la rígida y jerárquica afinidad Het. Estas dos afinidades se convierten en enemigas, llegando las hostilidades al nivel de los asesinatos y ataques armados.

La segunda parte de la novela sugiere que el mundo como lo conocemos está a punto de desmoronarse, y será responsabilidad de las organizaciones civiles, como las afinidades, el salvar la mayor parte de nuestra civilización.

Interesante propuesta de Wilson, desafortunadamente la obra inicia demasiado lento. Entiendo la necesidad del autor de humanizar a los personajes y evitar convertirlos en caricaturas, pero muy pocas cosas dignas de atención ocurren en el primer tercio y debo admitir que estuve a punto de dejarla.

Recomendado a los fans del estilo de Wilson, o a los lectores que deseen salir de la rutina de las space operas y la ciencia ficción dura. La idea y la ejecución de la obra son aceptables. Pero limita el alcance de la obra que de cierta manera haya sido escrita como un thriller. 




Soldado de Sidón, de Gene Wolfe

Soldado de Sidón. Soldier of Sidon. Gene Wolfe.

   Soldado de Sidón es el tercer libro en la trilogía de Latro, una serie de fantasía escrita por el autor norteamericano Gene Wolfe. Los libros que le preceden son Soldado de la niebla y Soldado de Areté.

   Tuvieron que pasar 17 años para que Wolfe escribiera la continuación (y probablemente ultima novela en la serie) de la serie del Soldado. En esta obra Latro (o Lucio como en realidad se llama) se traslada a Egipto, con la ayuda de Muslak, el capitán fenicio de un barco mercante.

   En Egipto, o la tierra del río, como es llamada por sus habitantes, Latro y Muslak son contactados por el sátrapa para enviarlos a investigar río abajo, en el camino Latro se consigue una esposa de río, se involucra con los dioses egipcios, sobrevive arduos combates, tiene sexo con una estatua de cera y tiene muchas aventuras más, como dicta la vida ordinaria en el Egipto de antes de Cristo. 

   Debo admitir que me aburrí un poco, toda la faramalla amnésica de Latro como que se volvió un poco reiterativa. Y Wolfe se esta ablandando, entregando al lector los nombres de los dioses egipcios, lo cual era parte de la diversión en los primeros libros, descubrir a los dioses que iban apareciendo.

   Aun así, prefiero leer a Wolfe que a las novelas fantásticas actuales, sin alma, corazón ni huevos. Fantasías desabridas que no estimulan en lo más mínimo, escritas con pinzas para no ofender a nadie. No es una obra maestra, no es una perdida de tiempo, tampoco es una de las mejores novelas de Wolfe.